domingo, 19 de julio de 2015

Perros y bebes.

En casa tenemos dos perros Lucas y Petunia, los dos mestizos Lucas es de tamaño grande y Petunia mediana, los dos tienen dos años Lucas esta con nosotros desde que tenía 1 mes de nacido y Petunia nos escogió como su familia cuando tenía como año y medio aproximadamente, ella estaba en condición de calle le empezamos a dar alimento y venia todos los días a comer hasta que ya no quiso irse mas.

Por supuesto como era de esperarse cuando familiares y amigos que no están acostumbrados a estar con mascotas se enteraron que íbamos a ser papas venia la pregunta ¿y que van a hacer con los perros? Yo aunque trataba de disimular, siempre me molestaba, JM es mas relajado y no le prestaba mucha atención, mi respuesta era nada, esta es su casa, la bebe se va a adaptar, y allí venían un montón de historias de terror de enfermedades virus bacterias y parásitos; cuando esta comprobado que un niño que crece con animales es menos propenso a enfermedades y desarrolla más rápido capacidades que niños que no tienen contacto con animales, claro había un detalle importante Lucas dormía en nuestra cama (vergüenza) y eso si era algo que había que cambiar.



Lo primero fue comprarle una cama cómoda, compramos un colchón para cuna y sin ninguna técnica de Cesar Millán, la primera noche le dijimos que no se podía subir a la cama que esa era su nueva cama, dio mil vueltas antes de dormir hasta que se resignó y se acostó en su colchón y desde ese día duerme ahí con petunia.

La verdad los dos perros son muy consentidos mas por JM que por mi, (el dirá lo contrario) así que para que no mostraran rechazo por la llegada de Vero o sintieran celos, desde que empezamos a comprar cosas para ella por pequeño que fuera era olfateado por ellos, inclusive el día que nació la bebe se les trajo la primera muda de ropa que uso para que la olieran y se fueran acostumbrando a su olor.

El día que llegamos con Vero a casa se hizo un ejercicio muy simple JM entro y los saludó, luego yo entre sola los salude y cuando ya se calmaron por la emoción de vernos después de día y medio fuera, entramos con Vero y la pusimos a su alcance para que la olieran fueron muy curiosos pero no la sintieron extraña y desde ese momento cuando la niña llora van a ver que todo este bien y de vez en cuando se acercan para olerla, lo mas importante sus rutinas de paseo y juego no han cambiado siguen teniendo el mismo acceso a nuestra habitación y a la de Vero solo que ya no se suben a la cama y creo que eso ha hecho que la quieran y no sientan celos, ella tampoco se asusta con sus ladridos o cuando se le acercan.

Creo que cuando hay problemas con los animales y un recién nacido es cuando se ignora al animal para enfocar toda nuestra atención en el bebé, recordemos que ellos son muy sensibles y necesitan nuestra atención y cuidados.

Así que en nuestro caso le pudimos demostrar a los escépticos que esta bien tener perros cuando hay un bebe en casa, ahora lo que si es regla en nuestra casa es que el que llega primero saluda a los perros y luego a Vero.

Les dejo unas lindas fotos.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!